Vestidas para el Baño

Aunque las damas romanas ya practicaban los baños en el mar, estos son una costumbre que apenas tiene siglo y medio de historia en el mundo occidental.

Mosaico de Piazza Armerina. La primera versión de la prenda de baño que ser haría famosa en el mundo occidental 1500 años después.

Mosaico de Piazza Armerina. La primera versión de la prenda de baño, famosa 1500 años después en el mundo occidental

En el s. XIX los médicos recetaban a sus pacientes baños de mar como remedio a ciertas enfermedades. La meningitis, las depresiones y los males de amor fueron los motivos que acercaron a los aristócratas a las playas europeas. A partir de 1850, el desarrollo del ferrocarril permitió que cada vez más gente pasara algunos días en la costa. Los baños de mar empezaron a popularizarse y con ellos los trajes que comenzaban a utilizarse para tan moderna costumbre.

Los primeros trajes para el bañoLos primeros trajes de baño femeninos ocultaban casi todo el cuerpo y consistían en un vestido de franela con el corpiño ajustado, cuello alto, mangas hasta el codo y falda hasta la rodilla. El atuendo se completaba con pantalones bombachos, medias negras y zapatillas de lona. Un atuendo tan incómodo que no suponía ninguna diferencia con la antigua costumbre de meterse en el agua vestida con ropa de calle.

 

En los años ’30 el bañador ceñido, de una sola pieza, con mangas y falda hasta las rodillas dejó paso al famoso dos piezas, el primer vestido de baño sin espalda que se sujetaba con delgados tirantes.

Esther Williams, "la sirena de Hollywood", antigua campeona de natación, demostró lo glamourosos que podían llegar a ser los trajes de baño

Esther Williams, “la sirena de Hollywood”, antigua campeona de natación, demostró lo glamourosos que podían llegar a ser los trajes de baño

En 1946, coincidiendo con las primeras pruebas atómicas, el francés Louis Réard creó la prenda que iba a revolucionar el mundo de los trajes de baño. La única modelo que se atrevió a presentar públicamente la nueva prenda, Michelle Bernardini, exclamó al ver su atuendo “¡¡Monsieur Réard, su bañador va a ser más explosivo que la bomba que cayó en Bikini!!”, un destruido atolón del Pacífico. El comentario no pasó desapercibido, dando nombre al dos piezas tal y como lo conocemos hoy día.

En los años ’50, actrices como Brigitte Bardot y Jayne Mansfield contribuyeron a elevar el bikini a la categoría de prenda mítica. Chanel y Moschino lo incluyeron en sus colecciones. El bikini había pasado de ser solo una moda a quedarse para siempre.

 

Más sobre Chantilly

Un pensamiento en “Vestidas para el Baño

  1. Pingback: Moda: de la tiranía a la liberación | El Blog de Chantilly

Escríbenos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s