Imaginación contra la escasez: Los años ’40

Durante la II Guerra Mundial las telas estuvieron severamente racionadas debido a que la materia prima escaseaba y a que casi todas las fábricas relacionadas con la moda se reconvirtieron para la industria militar.

Casablanca (1942) reflejaba los primeros momentos de la guerra. Ingrid Bergman luce un vestido de diseño típico de la época, poca tela y amplias hombreras.

Casablanca (1942) reflejaba los primeros momentos de la guerra. Ingrid Bergman luce un vestido de diseño típico de la época, poca tela y amplias hombreras.

El conflicto bélico propició un cambio en la escala de valores. La belleza, la ostentación y lo superfluo quedaron en segundo plano por detrás del sentimiento de patriotismo y utilitarismo. La mujer de la época colaboraba en todo, desde la producción de armamento hasta el servicio en filas. Obligada a desplazarse a pie o en bicicleta mejoraba su condición física, ganaba independencia y mayor confianza en sí misma.

Desembarco de Normandía (1944)

Desembarco de Normandía (1944)

La moda se convirtió en una expresión con mucho sentido práctico y conservador. Los vestidos se diseñaban para ser duraderos y funcionales.

Las autoridades, que ahora tenían el control de las fábricas, anulaban casi toda producción que no tuviera relación con la contienda bélica. Así que la escasez generalizada debía suplirse con grandes dosis de imaginación. En los diarios y las revistas femeninas aparecían guías detalladas sobre procedimientos para la alargar la duración de las prendas, así como trucos para sustituir complementos por otros cuyas materias primas no escasearan.

Mujeres pintandose las medias

La falta de medias hizo que se pusiera de moda el maquillaje en las piernas y las mujeres se pintaban un línea descendente desde las pantorillas que imitaba las costuras de unas medias inexistentes.

 La moda de la escasez se definía con líneas utilitarias y rectas, como una buena forma de ahorrar tejido. Chaquetas sastre con hombros marcados, faltas hasta la rodilla, calzado y sombrero discreto o pañuelos en la cabeza a modo de turbante. Pantalones simples acompañados de los famosos zapatos topolinos, o faldas informales de estilo campesino. Ropa fuerte y resistente, que parecía de cemento o directamente uniformada, imponiendo el estilo militar.

El estilo uniformado militar se había impuesto por total necesidad.

El estilo uniformado militar se había impuesto por total necesidad.

Más sobre Chantilly

Escríbenos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s