Apuntes de moda: Los felices años ’20

Después de la I Guerra Mundial llegaba a EE.UU una etapa radiante y de bullicioso optimismo caracterizada por un nuevo espíritu juvenil y escapista forjado sobre la base de la música, el baile, el color y el consumo.

La actriz norteamericana Louise Brooks encarnaba el espíritu flapper. Moderna, independiente y vestida para bailar.

La actriz norteamericana Louise Brooks encarnaba a la perfección el espíritu flapper. Moderna, independiente y vestida para bailar.

Tal vitalidad se reflejaba perfectamente en la moda. El vestido femenino se veía influenciado por las actividades lúdicas y ociosas, como el charlestón (un baile inspirado en tradiciones africanas popularizado a través del jazz), pasando a ser mucho más cómodo, corto y ligero.

Las faldas más cortas y los vestidos con forma cilíndrica, dejaban los tobillos al descubierto, mostrando siluetas simples, rectilíneas y poco marcadas. El pelo, cortado en forma de casco o a lo garçon, y el sombrero cloche -en forma de casquete-, conformaban el uniforme de la flapper,  la nueva mujer moderna.

Los pasos del charlestón obligaban a accionar los pies enérgicamente en sentido lateral, manteniendo los muslos rígidos y las rodillas flexionadas.

Los pasos del charlestón obligaban a accionar los pies enérgicamente en sentido lateral, manteniendo los muslos rígidos y las rodillas flexionadas.

A medida que avanzó la década, los vestidos fueron estrechándose y comenzaban a descubrir las piernas por encima de las rodillas. La generalización de las faldas cortas desató la pasión por las medias, que dejaron de ser prendas interiores apenas vislumbradas para convertirse en exquisita compañia de los vestidos. Como accesorios, boas, zorros y pieles que se enroscaban en el cuello femenino y bisutería de calidad en lugar de joyas auténticas.

La nueva mujer era elegante, con aire juvenil y dinámico, practicaba deporte y por primera vez empenzaba a preocuparse por mostrarse delgada.

La película "El Gran Gatsby" reflejaba el espíritu festivo y casi frívolo de los felices años '20.

La película “El Gran Gatsby” refleja el espíritu festivo y casi frívolo de los felices años ’20.

Los tejidos más utilizados; sedas, linos, lana fina y algodón. Los adornos, plumas, flecos y pedrería. Los colores, desde una amplia variedad de tonos pastel hasta verdes brillantes, rojos cereza y azules cobalto.

La moda actual sigue inspirándose en el estilismo de los años '20. El estilo vintage.

La moda actual sigue inspirándose en el estilismo de los años ’20. Es el conocido estilo vintage.

Con el crack del ’29 llegaba el fin de los “locos años ’20”, pero no su legado. La fabricación masiva de prendas de un mismo estilo, la aparición de las colecciones por estación y los revolucionarios sistemas de venta a través de la decoración de escaparates con maniquíes se mantuvieron en el tiempo, reforzando el ideal consumista que caracterizaría para siempre a las sociedades occidentales.

Más sobre Chantilly

Escríbenos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s